NUESTROS OBJETIVOS

Los médicos de atención primaria que integramos BASTA YA MÁLAGA hemos consensuado una serie de reivindicaciones que consideramos necesario que se atiendan para mejorar la situación actual.

Entre las reivindicaciones hay de toda índole pero básicamente están dirigidas a conseguir que la Atención Primaria sea realmente el centro y eje del sistema sanitario, que toda la atención sanitaria pivote en torno al ciudadano y sea dirigida y orquestada por su médico de familia o pediatra. Ese tipo de organización es la que hace eficaces y eficientes a los sistemas de salud, además de acercar y centrar la salud en las personas y la comunidad.

Para ello necesitamos financiación, plantillas suficientes, tiempo, recursos diagnósticos y terapeúticos, una organización del sistema sanitario dirigida hacia los fines de la atención primaria y al servicio de los profesionales y las personas a las que atendemos, condiciones laborales adecuadas y una remuneración acorde a la dificultad y penosidad de nuestro trabajo.

Hemos elaborado un DECÁLOGO con las reivindicaciones que consideramos urgentes e irrenunciables en un plazo breve, y otro documento más detallado con todas nuestras Peticiones a corto y largo plazo. Los reproducimos a continuación:

(Si desea ver la versión del Decálogo en su versión ampliada que incluye las razones de cada petición, pinche AQUÍ)

DECÁLOGO DE MEDIDAS IMPRESCINDIBLES Y URGENTES

PARA LA ATENCIÓN PRIMARIA

 

  • MÁXIMO 1500 PACIENTES por médico de familia y 1200 NIÑOS por pediatra ​ (ajustados, además, por edad, dispersión y nivel socioeconómico).

 

  • MÍNIMO 10 MINUTOS POR PACIENTE ​en agenda de consulta a demanda.

 

  • TIEMPO PROTEGIDO​ EN AGENDA para consultas programadas, visitas domiciliarias, actividades comunitarias, formación y docencia.

 

  • SUSTITUCIÓN DE TODAS LAS AUSENCIAS ​por cualquier causa.

 

  • REALIZACIÓN DE TODAS LAS PRUEBAS INDICADAS ​desde la Atención Primaria y PRESCRIPCIÓN DE TODAS LAS PRESTACIONES NECESARIAS​. LIBERTAD DE PRESCRIPCIÓN.

 

  • NO A LOS CONTRATOS PROGRAMAS.

 

  • COORDINADORES MÉDICOS ​elegidos ​por​ y ​entre​ los profesionales.

 

  • RESPETO ABSOLUTO A LA FINALIDAD FORMATIVA DEL CONTRATO DEL RESIDENTE: respeto a su descanso, no utilización como sustitutos, y tiempo protegido para actividades de formación, para la docencia y la investigación.

 

  • IGUAL SALARIO PARA IGUAL TRABAJO​: ninguna hora de trabajo podrá retribuirse por debajo del pago de la hora ordinaria, y además se remunerará la especial penosidad de la realización de más horas de trabajo y del horario de las mismas. Jornada complementaria/horas extras totalmente voluntarias​.

 

  • PARTICIPACIÓN CIUDADANA EFECTIVA.

 

Y todo ello ​se garantizará​ con una ​FINANCIACIÓN ADECUADA Y SUFICIENTE, asegurando que la Atención Primaria reciba ​al menos el 25% del gasto sanitario total, como en otros países europeos desarrollados.

 

 

TABLA DE REIVINDICACIONES DE LA PLATAFORMA “BASTA YA”

POR UNA ATENCIÓN PRIMARIA DE CALIDAD Y UN TRATO JUSTO A SUS PROFESIONALES

 

  1. PROFESIONALES Y LABORALES:

 

  • Ningún cupo de medicina de familia por encima de 1.500 TIS o 1900 TAE (1000 TIS o 1500 TAE si es zona necesitada de transformación social o dispersa). Ningún cupo de pediatría por encima de 1200 TIS o 1800 TAE (1000 TIS o 1500 TAE si es zona necesitada de transformación social o dispersa). Y ampliación inmediata de las plantillas para alcanzar ese máximo, uno u otro, y nunca el referente puede ser la media del centro de salud o consultorio rural.

 

  • Revisión de los criterios, ampliación y reconocimiento de las Zonas necesitadas de transformación social con aumento de los recursos sociosanitarios destinados a ellas, en aras de facilitar el incremento de la salud en las poblaciones más vulnerables y desfavorecidas. La actual normativa ha resultado ser insuficiente y restrictiva.

 

  • Mínimo DIEZ MINUTOS por paciente en consulta a demanda en agenda.

 

  • Existencia de tiempo protegido en agenda para consultas programadas, visitas domiciliarias y actividades comunitarias durante todo el año.

 

  • Docencia y formación continuada de calidad, con tiempo suficiente y protegido en horario laboral, y ajustada a las necesidades de cada equipo, desburocratizada (con ello nos referimos a la farragosa acreditación).

 

  • Cobertura completa de las ausencias de personal: jubilaciones, vacaciones, bajas laborales, descansos reglamentarios tras las guardias, riesgo por embarazo, descanso maternal o acumulación de lactancia, reducciones de jornada, asistencia a congresos, jornadas, actividades de formación continuada, permisos sin sueldo… Y que permita el mantenimiento de la accesibilidad (horario de apertura de los centros).

 

  • Contratos interinos en todas las plazas vacantes. Contratos de sustitución con iguales funciones e igual remuneración que el titular sustituido y hasta su reincorporación.

 

  • Oposiciones y traslados con cadencia acorde a la necesidad de profesionales estables, nunca con un intervalo mayor a 2 años. Y que incluyan obligatoriamente TODAS las plazas vacantes en aras de garantizar la estabilidad de los profesionales y la atención longitudinal de los pacientes, y en evitación de las presiones indebidas ejercidas sobre los profesionales por su inestabilidad en el empleo.

 

  • Acceso a todas las pruebas diagnósticas y prescripción de prestaciones.

 

  • Cartera de servicios en Atención Primaria unificada en toda Andalucía en aras de garantizar la equidad, que contemple todo el perfil del médico de familia y pediatra, con orientación biopsicosocial, y que sea reconocida en su totalidad como un derecho de los ciudadanos y una obligación de recursos suficientes para los gobernantes. La organización y planificación de la asistencia sanitaria debe ineludiblemente facilitar al profesional todos los recursos necesarios en formación, tiempo y accesibilidad para ofrecer y garantizar la cartera de servicios a los ciudadanos.

 

  • Libertad de prescripción sin presión sobre el profesional y sin criterios puramente economicistas.

 

  • Orientación de la Historia clínica hacia la atención sanitaria del paciente y no hacia la gestión, garantizando la confidencialidad.

 

  • Respeto absoluto a la finalidad formativa del residente: nunca puede ser un sustituto ni sobrepasar la jornada laboral por motivos asistenciales.

 

  • Creación urgente de departamentos de Medicina de Familia en TODAS las universidades con grado de Medicina, y con la representación y la importancia que supone que la Atención Primaria resuelve el 90% de los problemas de la población, y que al menos el 50% de los médicos que se formen deben trabajar en ella. Cambios en los planes formativos del grado en Medicina consecuentes a ello.

 

  • Apertura de vías de comunicación efectivas con atención hospitalaria. Ordenación de la asistencia sanitaria en torno a la Atención Primaria y al paciente, y no al revés. La burocracia generada por los hospitales (citas, pruebas diagnósticas, prescripciones…) será resuelta en su totalidad por ellos y nunca deberá repercutir en la Atención Primaria.

 

  • Autogestión de agendas por los profesionales.

 

  • Adecuar el número de profesionales a las necesidades reales: enfermería (ratio médico enfermero 1:1), matronas, técnicos en cuidados de enfermería, administrativos y trabajadores sociales (estos, mínimo 1 por centro de salud).

 

  • Jornada complementaria equiparada a horas extras: pago mínimo como la jornada ordinaria, incrementándose la remuneración con la penosidad (horas nocturnas, fin de semana y festivos, zonas alejadas y aisladas, un solo profesional). Con ello se acabarán los contratos en esclavitud.

 

  • Coordinadores médicos elegidos entre y por los profesionales.

 

  • No a los contratos programa.

 

  • Un profesional = una consulta disponible. No más consultas compartidas que impiden y limitan el desarrollo de la actividad asistencial.

 

  • Adecuar el salario a la realidad de la responsabilidad y necesidades formativas de la profesión (grado de 6 años, especialización postgrado de 4 años, más formación continuada permanente) como en otros países europeos. El salario debe reconocer el tiempo y la dificultad para alcanzar y mantener la competencia, respecto a otras profesiones con un grado de menor duración o a las que no se les exige especialización posterior.

 

  • Delimitación/desaparición de conceptos salariales como productividad de los altos cargos y CRP que pueden ser usados como “castigo al profesional”.  Incluir esa parte del salario en conceptos fijos y controlables por el ciudadano.

 

  • Limitación de la jornada diaria: la jornada (ordinaria más complementaria) nunca debe ser superior a 12 horas según la Directiva Europea 2003/88/CE y el Estatuto Marco. 24 horas debe ser una excepción debidamente justificada.

 

  • Jornada complementaria totalmente voluntaria y mientras se dimensionan las plantillas, derecho a la exención de jornada complementaria por hijos pequeños (al menos hasta 6 años) o con discapacidad, o enfermos a cargo, enfermedad del profesional y más de 54 años. Limitación de la jornada complementaria en función de la edad de los hijos y de la edad y salud del profesional.

 

  • Cómputo de la jornada complementaria en el total de tiempo trabajado exigido para la jubilación.

 

  • Protección adecuada contra las agresiones: preventiva, de asistencia si ocurre, y rehabilitadora del profesional que la sufra; así mismo se deben implantar medidas efectivas contra la persona que ejerce la violencia. La protección preventiva debe incluir medidas educativas y disuasorias, así como garantizar que la atención sanitaria a las personas con antecedentes violentos se realice en un contexto que proteja debidamente al profesional. Todas las consecuencias de las agresiones sufridas tendrán la consideración y protección laboral de un accidente laboral.

 

  • Tendrán consideración de accidente laboral todos los procesos reconocidos hasta la fecha como tales y, además, todos aquellos procesos infecciosos y de origen psicosocial a los que pudiera atribuirse que se han adquirido o favorecido durante y/o por el desempeño profesional, tanto por la presencia de riesgos biológicos, como por las condiciones laborales de sobrecarga o el estrés y carga mental y emocional continuados e intensos que supone nuestro desempeño profesional. La situación de accidente laboral nunca podrá suponer una merma salarial durante todo el tiempo que dure esa situación, el profesional recibirá en su totalidad todos los conceptos salariales que viniera percibiendo durante su desempeño habitual.

 

2. PARTICIPACIÓN CIUDADANA EFECTIVA.

 

3. EQUIPARACIÓN COMPLETA CON OTRAS COMUNIDADES y con los países europeos más desarrollados. En evitación de fugas de profesionales y para recuperar a los que se han ido.

 

 Para garantizar todos estos derechos, la Atención Primaria debe tener una FINANCIACIÓN suficiente y adecuada, al menos como la media de los países europeos desarrollados. La distribución del gasto sanitario andaluz en Atención Primaria es exigua, habiendo caído desde el 17,2% del total en 2007 al 12,84% en 2014, el mayor descenso de entre todas las comunidades autónomas, y el menor gasto de entre todas ellas.

 

Consideramos imprescindible que la Atención Primaria suponga al menos el 25% del gasto sanitario, y que en los presupuestos para el año 2018 se recupere completamente la pérdida sufrida.

 

Málaga, a 7 de agosto de 2017

APS cerca de la gente