CÓMO NO TENER SUSTITUTOS

Seguimos con las historias de nuestra vida laboral. Esta sección está destinada a aquellos compañeros que ya han terminado el MIR. Cuatro años de muchísimo trabajo, de noches sin dormir, de días estudiando, de ilusiones, de esfuerzos, de sufrimiento con y por nuestros pacientes…y ya somos especialistas en Medicina de Familia o Pediatría.

Nuestro joven ya tiene unos 30 años o más, tiene edad para tener ya una estabilidad laboral que con otras profesiones que precisan menos formación  hubiera alcanzado mucho antes, y conocimientos y habilidades a reventar, de los que se beneficiarán el resto de los ciudadanos. Se ha esforzado en la vida lo indecible y está repleto de ilusión y empuje. También tiene edad para formar una familia, algunos ya la tienen, y necesitan compaginar la vida laboral con sus hijos de corta edad.

Y se encuentran con lo siguiente:

ESTRATEGIA CONSOLIDADA DEL DISTRITO SANITARIO MÁLAGA

TESTIMONIOS REALES DE MÉDICOS DE FAMILIA JÓVENES , FORMADOS EN CENTROS DE SALUD DE MÁLAGA.

A: Terminé la residencia en mayo de 2010 en Málaga capital. No recibí ninguna oferta de trabajo. Decidí buscar en otros lugares.  El 10 de junio empecé a trabajar en Ibiza con un contrato de 6 meses en un cupo de atención primaria, sustituyendo una jubilación hasta que la plaza se ocupó. Ahora sigo en Ibiza, con una interinidad como médico de familia desde 2015.

 

B: Acabé la residencia en Málaga capital en 2006.  Desde que terminé trabajé  días sueltos durante meses, un contrato de verano y otro al 75% en un centro de salud. Entre 2006 y 2013, mis primeros años de actividad laboral sufrí una precariedad brutal. ¡7 años¡¡¡En febrero de 2013 me cortaron como a todos los sustitutos que quedábamos en Málaga, los 4 residentes de mi promoción que quedábamos en atención primaria (el resto se fue a las urgencias hospitalarias) siguieron igual trayectoria: malísimas condiciones, hasta 2013 en que cortaron todo. Tuve que irme a otro distrito, al Costa del Sol, desde entonces contratada de forma continua,  como estructural 4 años en un centro de salud y desde hace un mes como interina. De los 8 que hicimos la residencia en el mismo centro de salud 4 están en la urgencia, del hospital, una en la privada, una de DCCU y otra cambiando de centro y distrito constantemente haciendo pediatría. De los de otros centros de salud que terminaron el mismo año que yo, una repitió MIR, otro se fue a Murcia, otro trabaja en el 061 y solo dos tienen plaza en primaria.

Hace tiempo que me quité la disponibilidad en Málaga porque me arriesgo a un contrato peor, siempre han dado los peores contratos, así que ni estoy ni se me espera.

 

C: Terminé la residencia en 2006, al principio de mi vida laboral llegué a firmar 12 contratos en un mes, me cortaban viernes y me llamaban el lunes (para no pagar el fín de semana). Tras 6 meses me hicieron un contrato al 75% en un centro de salud, doblando cupos sin parar más los sábados. Cuando nos obligaron a hacer las noches de DCCU renuncié al contrato y me fui a la privada. Fín.

 

D: Yo llevo trabajando en la urgencia del Hospital civil desde que acabé la residencia en 2007. Desde hace muchos años el hospital ha hecho mejores ofertas que primaria (aunque a veces no tan buenas) . Quizá si primaria se hubiera puesto las pilas no habría tanta fuga de médicos hacia el hospital y hacia otras comunidades. Ahora no encuentran porque no han invertido en estos años y la gente que quería primaria terminó desencantándose- La estabilidad es importante. Lo de “chico de los recados para todo, al que se le explota porque es sustituto” ya no cuela. Creo que deben de cambiar de estrategia de una vez.

E: Acabé la residencia en 2012. A mí no me ofrecieron nada de nada hasta finales del mes de julio, el 27, para un turno de DCCU por la noche. Trabajé el mes de agosto al 100% de DCCU. Luego en paro hasta el 21 de diciembre que me llamaron para un 75% en Torre del Mar, un contrato por Navidad donde me cortaron el fin de semana y luego me reanudaron, hasta el 9 de enero. El 15 me fui a Puebla de Cazalla, pediatría un mes y medio, luego Osuna, Herrera,  paro otra vez 3 meses, verano en Torre del Mar, Coín, Monda, Priego de Córdoba, Osuna en Octubre. En noviembre de 2013 llegué a Algeciras, con contratos mes a mes al 75% en pediatría  durante un año; luego me hicieron un contrato anual. Pese a todo me siento muy afortunada por haber podido trabajar como médico

F:Terminé la residencia en 2013 y no recibí ninguna oferta para trabajar en atención primaria, me llamaron de la bolsa para un contrato de 3 meses al 66% en la urgencia del hospital clínico, Luego hice días sueltos de DCCU, no se me olvida un día que me llamaron a las 13h para empezar a las 17h y hacer la noche de DCCU en el último pueblo de la provincia en dirección Cádiz. Entre octubre de 2014 y septiembre de 2014 no me ofrecieron nada de centros de salud. En 2014 me fui a Suecia donde estoy con contrato indefinido en un centro de salud. De mi promoción del MIR hay una compañera en la urgencia de Vélez, otra de DCCU, otra en primaria en un pueblo de Jaén, otra en Ibiza, uno en Madrid, dos repitieron el MIR con plaza en otras comunidades y 5 están trabajando en la privada en Málaga.

G: Yo acabé en 2015. No me ofrecieron nada hasta julio pero ya había empezado en el CHARE de Benalmádena con contrato de junio a agosto. Septiembre estuve en la urgencia del hospital civil al 75%. Octubre y noviembre en paro, diciembre y enero con un contrato al 33% en urgencias del regional, febrero en paro, en marzo de 2016 me fui a Castilla la Mancha, huí de Andalucía por los contratos tan precarios. Estuve allí hasta mayo de 2017 en que he vuelto, con un contrato hasta diciembre en la urgencia del hospital civil. De primaria solo me han llamado para contratos cortos en la zona de Almería.

H:Yo acabé en 2016 la residencia en Málaga capital. No recibí ninguna oferta de trabajo. Decidí irme fuera, estoy trabajando en urgencias en Castilla La Mancha.

I: Acabo de terminar la residencia en medicina familiar. Yo quería y quiero trabajar en primaria. La primera vez que contactaron conmigo del distrito fue poco antes de terminar  para ofrecerme contratos en primaria para el verano pero sin saber claro si era de junio a octubre o de julio a septiembre. Era para las tardes en los centros de salud que quedaban abiertos en horario de 3 a 8 o de 3 a 10. El que tenía horario de 3 a 8 como no llegaba a 35 horas semanales las tenía que hacer de DCCU, fin de semana o laborable pero pagada como jornada ordinaria, no como complementaria. Cuando salió la convocatoria extraordinaria presentamos  a la bolsa todos nuestros méritos de nuevo.  Pero no hemos sabido qué puntuación teníamos ni cómo lo organizaron, la verdad parecía un poco paripé. Me llamaron del hospital para empezar en urgencias del civil el 15 de junio, 4 meses y acepté. Me llamaron de nuevo del distrito para ofrecer  15 días de junio y 15 días de octubre en centro de salud “normal” y julio-agosto-septiembre con el contrato que he comentado de las tardes y urgencias DCCU.

J: El pasado 20 de Mayo de 2017 terminé mi residencia de Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital Regional Universitario de Málaga. Escogí esta especialidad porque tenía claro que quería dedicarme a la Atención Primaria. Sin embargo, en los últimos meses de residencia he podido experimentar en primera persona que el sistema sanitario de nuestra comunidad ha dificultado nuestra incorporación una vez que somos adjuntos.

En Junio, varias semanas después de acabar la residencia, se pusieron en contacto conmigo en dos ocasiones:

– En una de ellas ofertaban contratos con turnos de 5 o 7 horas, concretamente todas las tardes en aquellos Centros de Salud que estuviesen abiertos durante el verano en este horario, además de fines de semana para completar las 35 horas/semana y que, por tanto, no se paga como jornada complementaria. 

– Más tarde, me llamaron simplemente para preguntarme si estaba interesada en trabajar en Atención Primaria, pero sin saber detallar cuestiones como en qué Centro de Salud trabajaría, si era necesario hacer guardias, la fecha de inicio, el sueldo o el horario. Apenas sabían nada del contrato que ofrecían.

En ambos casos, estos contratos finalizaban el 30 de Septiembre, sin garantías de nada más allá de ese día.

Por ello, ante tanta incertidumbre y precariedad laboral decidí salir de Andalucía, con lo que conlleva tener que separarse de pareja, familia y amigos. 

Actualmente, estoy trabajando en Mallorca como médico de familia. Contactaron conmigo la primera semana de Mayo y me ofrecían un contrato hasta el 31 de Enero, con un horario bien establecido, mejor remunerado y bastante flexibilidad para realizar turnos extra en caso de ser necesario. Además, aunque ningún sistema es perfecto, hay detalles que facilitan el trabajo diario como disponer de 10 minutos para cada paciente o poder solicitar pruebas como una ecografía o un TAC sin demoras excesivas.

La Atención Primaria es, a mi parecer, la base del sistema sanitario y se debería garantizar que el médico de familia disponga del tiempo y los medios necesarios para llevar a cabo su labor ya que una adecuada prevención y promoción de salud evitan futuras enfermedades y comorbilidades.

Rocío Reina González. 

H: Acabé la residencia en mayo de 2013. Nada más acabar un contrato al 66% en urgencias de Antequera para los meses de verano y posteriormente para los 20 días de Navidad. Trabajar para las urgencias es más o menos fácil… eso sí… en condiciones muchas veces infrahumanas.

Para hacer primaria hay que depender de la bolsa y eso en zona de distrito Málaga es prácticamente imposible, y menos si tienes una familia… te llaman de hoy para hoy a saber dónde y a saber para qué… porque la persona que te llama poco sabe decirte de lo que te está ofertando. No es lo mismo 2 guardias que 7.. al menos para los que tenemos niños… ni turnos fijos o cambiantes… o como estoy ahora (3 meses de verano al 50%) en un pueblo cada día según vayan las necesidades diarias.

Me han llegado a decir directamente que debía escoger entre ser madre o médico dependiente de la bolsa, pero que ambas cosas eran incompatibles. Y lo peor y más triste… es que es cierto.