Los malditos y crueles bises

Ayer un médico de familia de Málaga tenía citados 78 pacientes a primera hora de la mañana. A las 10.15h eran 87, y seguían subiendo. Otros superaron los 70. Una monstruosidad. Un atentado contra ese profesional y también contra los pacientes, aunque no sea tan evidente. Esto no es nada nuevo,  es una queja histórica de los médicos de primaria que ni los que gobernaban antes ni los de ahora resuelven.

Estas situaciones suceden porque tenemos agendas de citas enormes que diligentemente diseñan nuestros directores, que se llenan en cuanto se abren sin orden ni priorización alguna, hasta con numerosos motivos que no son médicos,  sin margen para citar a quienes de verdad lo necesiten en el día. Todo ello con el objetivo de atender cuanto antes a todo el que lo pida, sea necesario o no. Así que cuando alguien lo necesita de verdad, o  hacen creer que es así con argumentos de lo más variados, sin pensarlo lo insertan a la misma hora que otro paciente, uno o varios no importa, no hay la misma piedad para el médico, ni garantía de atender bien al paciente que lo necesita. Ojo, que a los pacientes de gravedad los atendemos y con celeridad.

Y ya saben eso de que somos héroes y lo de la vocación. Se espera de nosotros que sacrifiquemos nuestra salud y hasta nuestra vida para cuidar la de otros. Al final pasa que a unos médicos nos mata el covid de una forma evidente, y a otros nos están matando con el estrés y las cargas de trabajo que nos minan y hacen enfermar año tras año. Y ahora más.

El actual gobierno nos prometió un máximo de 30 pacientes por jornada laboral para marzo de 2020, luego fue para septiembre y ahora mismo no hay ni promesa de ello.

Con la pandemia parece que se justifica todo pero la realidad es que ya tenemos experiencia, vamos por la quinta oleada, y tiempo ha habido para repensar y reordenar la Atención Primaria. Es evidente que algo muy importante falla cuando sigue habiendo demoras, algunas intolerables, nuestras citas siguen a reventar, no hay el respeto social debido por el trabajo médico y por los médicos,  y  nosotros estamos cada vez más indignados con una situación que llevamos décadas aguantando.

NO PODEMOS MÁS  y, sobre todo, NO QUEREMOS MÁS.

Firmado: muchos, demasiados médicos de familia y pediatras andaluces de atención primaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s