Formación especializada en Medicina de familia en Málaga: un laberinto sin salida

En el Distrito Sanitario Málaga terminan su formación cada año unos 30 residentes de Medicina de Familia, cada uno ha trabajado durante 4 duros años para conseguir su título de especialización que le capacita para trabajar en los centros de salud de la sanidad pública. Ser médico de familia es ser ese médico cercano, que te ayuda y sigue durante mucho tiempo, que cura lo que se puede curar, te ayuda a aliviar las enfermedades incurables  y te enseña a vivir más sano, a ti y a tu familia.

Cada año muchísimos médicos especialistas colaboramos y guiamos a estos compañeros en su largo aprendizaje, cada uno tiene un tutor principal en un centro de salud que le tutoriza durante esos 4 años, pero son muchos más los que participan  en las urgencias, en las rotaciones por el hospital, en el DCCU, en el 061, y en el centro de salud, y además enfermeros, matronas, trabajadoras sociales…

Es un esfuerzo enorme para los protagonistas (DIARIO DEL RESIDENTE) y para el resto de los actores, que siempre contrarreloj  colaboramos en ello. Los tutores no recibimos ninguna contraprestación, no tenemos  tiempo específico ni recursos para realizar esa función, y ello a pesar de que nos exigen una actividad asistencial acorde a nuestra especialidad para la que habitualmente no nos dan recursos suficientes, formación que en su mayoría nos buscamos por nuestra cuenta, actividades docentes que nos preparamos en nuestro tiempo libre e investigación que corre la misma suerte. Todo es esfuerzo personal y ninguna recompensa salvo la que nuestros jóvenes residentes nos dan con su compañía y afecto, es magnífico vivir su entusiasmo y bondad; y la satisfacción que nos da el enseñar a otros médicos que en el futuro ayudarán a miles de personas en su profesión.

Y nuestro protagonista recibe un título de especialista que le ha costado 4 durísimos años de estudio, insomnio, sudor y lágrimas. Una parte importantísima e imprescindible de su formación es trabajar con los mismos pacientes, junto a su tutor, siguiéndolos a lo largo del tiempo. Sólo así se aprende la continuidad en los cuidados que es un pilar básico del trabajo del especialista en Medicina de familia.

Veamos a continuación la política de contrataciones del Distrito Málaga. Debido a que no sustituyen a los médicos ausentes, los directores organizan el trabajo de dos formas: una es asignando cada día los pacientes de los ausentes al resto de los médicos (un caos de citas, de sobrecarga y de dejar de hacer otras actividades igualmente importantes); la otra es usando a los residentes como sustitutos de su tutor y de otros médicos del centro, incluso en consultorios alejados, sin supervisión efectiva posible, impidiendo el desarrollo de las actividades formativas necesarias para su aprendizaje; perjudicándolo y perjudicando a todos aquellos que el día de mañana seremos sus pacientes. Es una situación rocambolesca porque con ello contribuyen a que no se contrate a los especialistas que hace poco eran sus compañeros residentes,  y  a que ellos mismos no tengan trabajo cuando terminen.

En la tabla adjunta hemos recogido el lugar de trabajo de los especialistas en Medicina de familia que han terminado la especialidad en los dos últimos años en centros dependientes del Distrito Málaga. De un total de 56, sólo 17 trabajan en Atención Primaria, de los cuales 7 se han ido a otras comunidades, 5 a otras provincias andaluzas, 3 a otras zonas de la provincia, y sólo 2 trabajan eventualmente en el Distrito Málaga.

Lugar trabajo residentes dos últimos años

La inversión en tiempo, dedicación y económica que realizamos para formar especialistas en Medicina de familia en el Distrito Málaga no redunda en disponer de una dotación de médicos jóvenes bien formados que trabajen en nuestros centros de salud, sino que tienen que buscar otras alternativas laborales debido a los escasos y malos contratos y pésimas condiciones laborales (ver CÓMO NO TENER SUSTITUTOS). Mientras, los pacientes de 7 médicos jubilados y de otros con ausencias largas no tienen médico de familia asignado, ¡, y no hay personal para cubrir las ausencias por vacaciones en 23 de los 27 centros de salud (SUSTITUCIONES CENTROS DE SALUD 14 julio 2017).

Para resolver estos graves problemas se necesita cubrir adecuadamente la plantilla, contratos dignos, vigilancia y corrección de las tareas asistenciales de los residentes por parte de los órganos docentes, y voluntad de cambiar esta situación por parte de los políticos, gestores y directores de los centros de salud.

Los tutores y demás profesionales implicados lo estamos  denunciado.

Queremos soluciones: RESPETO a las características formativas del contrato de los residentes y CONTRATOS YA para los jóvenes especialistas.

Un comentario sobre “Formación especializada en Medicina de familia en Málaga: un laberinto sin salida

  1. Compañero apunta otro residente que se ha marchado del distrito Málaga. He acabado en 2017 y me he marchado a trabajar en primaria a distrito Poniente (Almería), con contrato “pactado” incluso antes de acabar y con perspectiva de continuar mucho tiempo. Lo de Málaga es muy grave. Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s